Parpadeos Vitales (Papel)

Parpadeos Vitales (Papel)

ISBN: 978-956-6029-53-3
$9.520
Cada uno de estos cuentos es un fragmento encapsulado de la realidad. A simple vista, si comenzamos a leer alguno de éstos, tal afirmación puede llegar a parecernos un poco extraña e inverosímil. Pero sin duda no lo es. La gestación de todos ellos ha sido motivada por la observación de un hecho real que, de una u otra forma, activó un switch en cierta parte de mi cerebro. Y tal efecto, no necesariamente ocurrido en el momento del hecho en particular, me permitió la generación de otra historia, quizá ambientada en otro tiempo y lugar o, porque no decirlo, en algún universo ficticio creado ex profeso. Y me bastó tan sólo atrapar una imagen inicial, desligarla de sus amarras terrenales, encapsularla, dejarla en estado latente, y concebirla una vez más desde un nuevo punto de vista. Eso es lo que asumo como inspiración. Y este impulso creador, cuya existencia muchos otros escritores se resisten a reconocer, se complementó enton-ces con un trabajo constante, para darle una forma más o menos coherente a la nueva historia.
Título Parpadeos Vitales (Papel)
Autor Eric Adolfo Soto Lavín
Tipo Tapa Blanda Impreso en Chile / Softcover Printed in Chile
Género Cuentos
Edición Primera Edición
Sello Editorial Segismundo
Publicación 25-01-2021
Lengua Castellano
Formato 15,24 x 1,09 x 22,86 cmts
Páginas 188
ISBN 978-956-6029-53-3
Cada uno de estos cuentos es un fragmento encapsulado de la realidad. A simple vista, si comenzamos a leer alguno de éstos, tal afirmación puede llegar a parecernos un poco extraña e inverosímil. Pero sin duda no lo es. La gestación de todos ellos ha sido motivada por la observación de un hecho real que, de una u otra forma, activó un switch en cierta parte de mi cerebro. Y tal efecto, no necesariamente ocurrido en el momento del hecho en particular, me permitió la generación de otra historia, quizá ambientada en otro tiempo y lugar o, porque no decirlo, en algún universo ficticio creado ex profeso. Y me bastó tan sólo atrapar una imagen inicial, desligarla de sus amarras terrenales, encapsularla, dejarla en estado latente, y concebirla una vez más desde un nuevo punto de vista. Eso es lo que asumo como inspiración. Y este impulso creador, cuya existencia muchos otros escritores se resisten a reconocer, se complementó enton-ces con un trabajo constante, para darle una forma más o menos coherente a la nueva historia.

Patrocinador