Hija única (Amazon)

Hija única (Amazon)

ISBN: 978-956-9544-27-9
$11.900
Siempre he tenido capacidad de síntesis. Cuando estaba en el colegio elogiaban mis cuentos y colocaban muy buenas calificaciones en la asignatura de Castellano, y siempre eran breves. Durante el año 1979, interesada en la ciencia ficción, escribí el cuento breve “La prohibición” y lo envié a un concurso latinoa-mericano, organizado por la Fundación Givré, en Buenos Aires, Argentina. Grande fue mi sorpresa al quedar seleccionada y premiada. Viajé a Buenos Aires para recibir el galardón, en el Hotel Sheraton de Buenos Aires, junto a todos los autores lati-noamericanos ganadores y fue la hermosa oportunidad de visitar a mi querido maestro don Ernesto Sabato, con el cual ya manteníamos correspondencia. Es un placer presentarles esta antología, un trozo de vida, sintetizado en letras, en palabras pequeñitas, que comenzó a escribir -recuerdo ya en la distancia-, esa niña con trenzas, que anhelaba ser escritora, que quería comunicar sus sueños, sus delirios solitarios de hija única.
Título Hija única (Amazon)
Autor Mariela Isabel Ríos Ruiz-Tagle
Tipo Tapa Blanda Impreso bajo demanda / Softcover Print on Demand
ISBN 978-956-9544-27-9
Siempre he tenido capacidad de síntesis. Cuando estaba en el colegio elogiaban mis cuentos y colocaban muy buenas calificaciones en la asignatura de Castellano, y siempre eran breves. Durante el año 1979, interesada en la ciencia ficción, escribí el cuento breve “La prohibición” y lo envié a un concurso latinoa-mericano, organizado por la Fundación Givré, en Buenos Aires, Argentina. Grande fue mi sorpresa al quedar seleccionada y premiada. Viajé a Buenos Aires para recibir el galardón, en el Hotel Sheraton de Buenos Aires, junto a todos los autores lati-noamericanos ganadores y fue la hermosa oportunidad de visitar a mi querido maestro don Ernesto Sabato, con el cual ya manteníamos correspondencia. Es un placer presentarles esta antología, un trozo de vida, sintetizado en letras, en palabras pequeñitas, que comenzó a escribir -recuerdo ya en la distancia-, esa niña con trenzas, que anhelaba ser escritora, que quería comunicar sus sueños, sus delirios solitarios de hija única.

Patrocinador